· 

Alfa & Omega

Cualquier respuesta por el cómo vivir tu vida, no puede ser la respuesta a esa pregunta, porque la respuesta debería contestar la pregunta. Si la pregunta se destruye, junto con ella todo el conocimiento responsable por esta pregunta también tendrá que irse. Entonces, está la demanda del "como." Cómo vivir ? Ese es realmente el problema. El problema de todos los problemas es cómo vivir. Y por siglos nos han lavado el cerebro para creer que "Así es como deberías vivir."  Si eso no resulta satisfactorio, encuentra otra forma y lo llaman, "Como vivir." Y todo sigue y sigue y sigue. Todas esas son tonterías, porque no te han dado paz. Hay una batalla todo el tiempo dentro tuyo, una guerra dentro de tí. En tanto haya una guerra en tu interior, no habrá un mundo, ha terminado y que estás en paz contigo mismo, eso no cambiará nada ¿sabes?, un hombre en paz consigo mismo será una amenaza para su prójimo. Así que, existe el peligro de que él lo liquide. En algún momento de la historia la cultura puso todo en el camino equivocado al poner frente al hombre, el ideal de un hombre perfecto, el ideal de un hombre verdaderamente religioso. La experiencia religiosa nace de esta división en su conciencia, la cual no es su naturaleza. Somos sólo una expresión de la vida. Así  tu y yo nos vayamos, la vida continúa. Esas luces se apagan, pero la electricidad continúa. Algo más vendrá. No se preocupa por el hombre. No se perturba innecesariamente. Viva en la esperanza y muera en la esperanza. Y espere nacer de nuevo, si acepta la teoría de la reencarnación. Un nacimiento es mal suficiente. ¿Para qué querríamos nacer otra vez ? Podríamos encargarnos de este problema de una vez y para siempre, ahora, y comenzar a vivir, lo poco que nos queda. No se preocupe por el mundo y la paz del mundo. Si se deja la pregunta de cómo ser feliz, entonces se empieza a vivir, ¿lo ve? sin preocuparse en absoluto por la felicidad. No existe, la felicidad no existe en absoluto. Mientras más la quiera, y más la busque, más infeliz seguirá siendo. La búsqueda y la infelicidad van juntas. Todo lo que nace del pensamiento es destructivo. Progresivamente destructivo. Es que destruye todo por lo que se merece  vivir. El cuerpo no muere. Cambia su forma, su figura, se desintegra en los elementos que lo constituyen. A él no le interesa eso. Para el cuerpo no hay muerte. 

Escribir comentario

Comentarios: 0