· 

Alfa & Omega

El camino del hombre sencillo

Tu mente está siendo bombardeada constantemente desde todas partes y por toda clase de pensamientos. Todos estos fenómenos son abstractos, por tanto no puedes verlos, pero sus efectos están ahí. Aunque lo quieras, ya no están bajo tu control. Los pensamientos pertenecen a nadie. El camino del hombre sencillo es el no camino, el no ser algo y alguien. "La vida es vivir”.

No es una cosa, es un proceso. No hay forma de conocer lo que es la vida más que viviendo, estando vivo , fluyendo, discurriendo con ella. Si buscas el significado de la vida en algún dogma, en una determinada filosofía, en una teología, da por seguro que te perderás de lo que es la vida y su significado. A veces le preguntas al hombre sencillo: Me siento muy confundido. Lo bueno y lo malo ya no tienen ningún significado ? Si eres lo suficientemente afortunado para estar enamorado del hombre sencillo, tu vida se puede transformar. La gente que todavía se arraiga en la tradición, y que piensa que sabe qué es lo correcto y qué es lo incorrecto, nunca vendrá al camino del hombre sencillo. Continuará viviendo su vida, la vida rutinaria, la vida aburrida y muerta. Seguirá satisfaciendo sus deberes como lo hacían sus antepasados. Durante siglos ha estado siguiendo un camino y seguirá ese camino trillado. Cuando existe una crisis de identidad, cuando la gente no sabe quién es, cuando el pasado pierde fuerza, cuando la gente se siente desarraigada de lo tradicional, cuando el pasado ya no parece ser relevante, esta crisis se presenta, una gran crisis de identidad: ¿Quiénes somos? ¿Qué se supone debemos hacer? En estos momentos cruzamos el camino del hombre sencillo. En esta oportunidad se abren los portillos. Esta oportunidad puede convertirse también en una maldición, si te vuelves víctima de ti mismo. Si valoras mas lo conocido como el valor de confianza en el camino. La revolución absoluta tiene que nacer de tu propio centro. Todos los prejuicios y pensamientos, ya sean políticos, sociales o religiosos, deben desaparecer. La mayor rebelión que haya habido jamás era una no rebelión, un no hacer. Ya es el momento clave, convertirte en el hombre sencillo o quedate por el resto de tus días como un cadáver.

Escribir comentario

Comentarios: 0