· 

Alfa & Omega

Lo que tú eres es él. El que ni forma ni nombre tiene. El que ha sido antes de los mundos y los tiempos. Su manifestación en la danza de la vida eres tú. Nada existe que no sea una manifestación de “el sin nombre”. Aceptarlo hijo aún ciego, y te despiertas por la eternidad. Negando lo sigues sufriendo por todos los inexistentes tiempos, encarcelado en los sueños oscuros de tus ilusiones y temores. Nada más te queda. No hay salida ni derecho de permanecer. Eres libre en una sola decisión: rendirse a su voluntad y brindar tu vida a sus caminos desconocidos. El secreto del hombre sencillo es su devoción incondicional a lo desconocido. En palabras más simples, dejarse abrazar de tu destino y no oponerse a nada que este camino te pone delante. Sería de otra manera no habría necesidad a estar ni un solo momento en ésta locura de la vida. La vida está para reconocerle y dejarse guiar por su amor incondicional hasta donde te lleve. Dejándote caído en sus alas de amor, te convierte para los demás en un loco. No rendirse al supremo, te vuelve un loco para los sabios y los dioses. Es el único negocio divino que hay. Ser un imbécil para el mundo o ser imbécil para el olimpo. Solo tú eres él. Quién puede vivir tu vida sino tú mismo ? Quién puede actuar cada instante ? Quién se enamora cuando no quiere enamorarse ? Quién se duerme cuando quiere quedarse despierto ? O quien se queda despierto cuando necesita nada más que un sueño recuperador ? Tu eres el, hijo sin nombre,  eres él. Lo que ganas por esta realización es nada. Pero lo que pierdas es todo. Vuélvete a tu hogar realizando que nunca estuviste afuera. Vuélvete a tu nombre realizando que nadie denominaba a alguien sino él. Y más que todo te invito a relajarte y celebrar la vida ya por el conocimiento más elevado de todos los conocimientos: Sólo tú eres EL. La meta es ser, alguien tiene que desaparecer. La meta no tiene sentido ninguno. La meta que se ha propuesto no tiene significado alguno, porque ha producido sólo esfuerzo, dolor y tristeza.

Escribir comentario

Comentarios: 0